miércoles, 17 de agosto de 2011

La rana de San Antón - Puck


Aquel verano sus padres tiraron la casa por la ventana. Un mes en Londres para aprender el idioma, que sin inglés no vas a ninguna parte, decía su madre. Después quince días en un campamento deportivo, que al niño se le da bien el balón y cualquier día nos retira, decía su padre. Y ambos coincidieron en que al menos debía pasar otras dos semanas en Madrid con la tía Angustias que está muy bien relacionada y las niñas van a clase con la hija de una prima segunda de los Borbones.
Entre tantas idas y venidas Mario pasó unos días en el pueblo y cuando volvió a clase, en su primera redacción lo tuvo claro.
"Este verano he ido al río. Yo no sé cazar ranas pero al Largo se le da muy bien y cogimos una de San Antón. Se la quedó él pero le puso mi nombre. El Largo sabe mucho de animales y de muchas cosas. Yo de mayor seré veterinario y cuidaré sus vacas".

15 comentarios:

TORO SALVAJE dijo...

En el pueblo fue libre.
Y disfrutó.

Besos.

montse dijo...

No importa lo que sea si le hace feliz.

Javier Domingo dijo...

Qué ciegos los padres.

¡Un abrazo!

Sucede dijo...

Es que el agua lo puede todo!
Abrazos!!!

Adivín Serafín dijo...

Y es que muchos no conocen ni las ranas de los estanques de ciudad. Por no conocer, no conocen a la Rana Gustavo.

Blogsaludos

Rosa dijo...

Los pueblos y las charcas con ranas son la mejor atracción para los niños...

Besos desde el aire

Reina dijo...

Nada más lindo que tener una rana con tu nombre.... :)
Me encantó..!!!

manuespada dijo...

En el huerto que tienen mis padres en el pueblo hay un montón de ranas de San Antón, y por las noches croan al unísono.

Sara NY dijo...

Simplemente delicioso. Me ha encantado. Besos de color verde.

Elia dijo...

Buenísimo!!!
eljardindemiduende

Gala(tea) dijo...

Solo cuando lo dejan a su aire encuentra la felicidad.
Detesto esos padres obstinados en que los niños hagan mil actividades, sin preguntar...

Con lo facil es hacerles felices.

Besos Puck, preciosa entrada.

Puck dijo...

Toro, felicidad y libertad van de la mano

montse, y para eso no hay claves, cada uno tiene su "rana" :-)

Javier, a veces se intenta hacer las cosas demasiado bien...

Sucede, agua de charca de ranas jeje

Adivín, ainsss la reportera más dicharachera del barrio Sésamo...

Rosa, no tengo pueblo como tal pero siempre he creido que tienen una magia especial

Reina, jeje es un buen regalo, sí

manu, no sé yo si a la hora de dormir te parecerán entonces tan simpáticas mis amigas jeje

Sara, muchas verdes gracias

Elia, gracias

Gala, a veces hacemos difícil lo facil

Gracias a todos por los comentarios. Muchos ya sabéis el cariño que le tengo a esta rana de San Antón. Poco a poco le irán acompañando otras ranas que ya han ido llegando a la charca, pero todavía hay sitio ¿eh?. Ya sabéis, podéis enviarlas a: losjardinesdepuck@gmail.com
croack, croack

Mar Horno dijo...

Yo, que me he criado en un pueblo donde había campos para jugar, charcas con ranas para cazar, arroyos para ensuciarse de barro... comprendo perfectamente al niño. Sin duda, lo mejor del verano. Un abrazo.

Humberto Dib dijo...

Un texto con una gran ternura, y un blog que me da paz... te lo aseguro.
Besos.
HD

Puck dijo...

Mar, y es algo que no ha cambiado con el tiempo... por mucha tv, consolas, ordenadores... la libertad y la naturaleza son inigualables

Humberto, gracias, y ya sabes, la charca está abierta a todas las ranas, sapos y otros batracios. Si tienes alguno por ahí...

Saludillos
croack, croack