jueves, 20 de diciembre de 2012

La niña rana - Jesús Fabregat


Érase una vez, en el país de los detalles diminutos, una rana pizpireta que no sabía croar. Mariana, que así se llamaba, pasaba las tardes sentada en un nenúfar de nácar, un trono a medida que la reina del castillo mandó construir para ella. El resto de las ranas, croa que te croa y salta que te salta, jugaban a su alrededor, pero Mariana, que tampoco sabía saltar, mataba el aburrimiento leyendo cuentos de hadas.
Quizá no lo dije antes, pero la rana que no sabía croar ni saltar tampoco tenía ancas, y su piel, en lugar de verde y rugosa era blanca y satinada, casi de cristal. Muchas de sus vecinas de charca miraban con ojos de envidia los cabellos rubios de Mariana, la rana niña, y un día, la más valiente de todas se lo quiso preguntar:
—Mariana, querida, ¿estás segura de que eres una rana?
La niña Mariana que creía ser rana no supo qué contestar, tal vez porque tampoco hablaba su idioma. Tan solo le guiñó un ojo, azul y pequeño como los de su madre, y sin decir palabra cerró el libro, lanzó su lengua larga y pegajosa hacia la orilla y, con la penúltima mosca en la boca, volvió paseando al castillo de la reina del país de los detalles diminutos.

Jesús Fabregat
Lo bueno, si breve

3 comentarios:

Nicolás Jarque dijo...

Un gran cuento, como no podía ser de otra forma, de Jesús Fabregat.

Al final me ha quedado la sensación de no saber en que mundo he leído el relato, en el de las ranas, en el de los detalles diminutos o en este.

Muy bueno.

Abrazos colectivos.

Anita Dinamita dijo...

Joder que bueno!!! Se lo leere a mis niños, les encantará!
Abrazos dobles!!

Puri dijo...

Bonito cuento Jesús, lleno de detalles diminutos. He disfrutado como una rana en esta charca con niña-rana lectora...
un abrazo