jueves, 27 de junio de 2013

El aliento de Palacio - Erika


Por más armadura y caballo que tuviera, el príncipe nunca logró quitarse el aliento a sapo de la boca.

Erika
La rueca de Aurora 

2 comentarios:

La Rueca de Aurora dijo...

Gracias, mi ranita salta contenta, con mal olor, pero siempre contenta. :D

Alba dijo...

jeje ruequita, yo también estoy en la charca de las ranas! Viste qué paraiso extraño? Todo relatos de ranas!
En fin, es una de las iniciativas más originales que conozco, me alegro mucho de encontrarte también por aquí, junto con otros amigos (anda Bea también croando más abajo)

Besazos, guapa!